-->

8 oct. 2016

El chico de las estrellas ~ Chris Pueyo

Érase un niño que jamás vivió más de dos años seguidos en una misma casa, por lo que decidió pintar las paredes de todas sus habitaciones con estrellas. Su rechazo al colegio y una familia inusual le empujarán a emprender un viaje donde no todo serán constelaciones y pedirle deseos a la luna. Es hora de bajar al barro, equivocarse con una princesa y terminar encontrando un príncipe… ¿o no?
Sus ansias de libertad, tres antídotos de supervivencia y unas botas plateadas le acompañarán por un mundo muerto donde los sueños llegan descalzos y despeinados a Ninguna Parte.







Desde el año pasado le tenía demasiadas ganas a este libro, desde que leí su sinopsis sabía que me iba a gustar pero por desgracia me era imposible adquirirlo, no solo porque en mi país no ha llegado (y de verdad dudo que llegue) sino que también comprarlo en digital era muy caro (o al menos a mí me parecía muy caro).  Traté de conseguirlo en pdf pero también era imposible, por lo que me resigne a la idea de que tendría que esperar a que el libro llegara a la ciudad donde vive mi hermana y posteriormente ella me lo enviara (esas son las ventajas de que tú hermana mayor viva fuera del país). Pero una bella mañana de septiembre una de mis amigas me hizo el mejor regalo de la vida, y me regaló el libro en digital; les juro que casi lloro de felicidad.
Sin pensármelo mucho, puedo asegurarles de que este es el mejor libro que he leído este año, me hizo experimentar tantas cosas, pero  lo más importante, me rompió el corazón.  Desde  el primer capítulo Chris Pueyo te lo advierte, o mejor dicho, te lo pide; te pide que lo dejes entrar y dejes que te rompa el corazón.  Con palabras creadas a base de magia o tal vez polvo de hadas, Chris nos narra su historia, o mejor dicho, la historia de su alter ego, el chico de las estrellas, de una forma poética y especial. 
Cuando ves la portada lo primero que piensas es que el libro abordara una preciosa historia de amor, de cierta forma así lo hace,  pero no como los lectores esperan. El chico de las estrellas trata diversos tipos de amor, el amor de un hijo, el amor de un nieto, el de un amigo, el de un novio y los que yo considero más importante, el amor a uno mismo y a la vida. A lo largo de la historia vemos como nuestro autor se convierte en el chico de las estrellas, como logra enfrentarse a este mundo lleno de etiquetas sociales, como aprende no solo a perdonar a aquel que algún día lo hirió sino también a apartarse de todo aquello que le haga daño, y como Chris va conociendo al chico de las estrellas.
Hay una cualidad muy interesante en el libro, es que constantemente te plantean preguntas que te hacen pensar un poco, cuestionarte acerca de algo e incluso te logran despertar memorias que de otra forma no recordarías. Una de las preguntas, se ha quedado en mi mente desde el momento en el que la leí, y es que el chico de las estrellas en una parte te pregunta: “¿Cuándo fue la última vez que te tiraste por un tobogán?”  No sé si a ti te pase lo mismo, pero cada vez que leo esta pregunta me veo obligada a hacer memoria y tratar de ubicar en mis recuerdos esa última vez, esa última vez que por desgracia no puedo recordar. Obviamente que esta pregunta no sale de la nada, posee un porqué  y una respuesta fabulosa para todas esas personas que al igual que yo son incapaces de recordar esa última vez, la cual es: “Creo que lo llaman crecer”.
¡Oh! casi lo olvido, una peculiaridad de este libro es que el autor rompe la cuarta pared, es decir, a lo largo del libro Chris te habla directamente a ti, cosa que me parece absolutamente maravilloso, ya que te hace sentir especial, te hace sentir más cercano e incluso importante para el chico de las estrellas.  Cuando empieza la historia te llama querido lector, pero esto solo será temporal, puesto que más adelante te convertirás en alguien especial y te ganaras un apodo acorde a tu nuevo estatus, e increíblemente esto se sentirá muy bien. Sonará algo extraño, pero cuando terminé el libro sentí que había ganado un nuevo amigo. 






Es difícil hablar sobre los personajes de este libro porque, número uno: son personas reales, número dos: no están del todo desarrollados, el único personaje que si tiene un verdadero desarrollo es el chico de las estrellas. Los personajes que nos encontramos a lo largo del libro son importantes no solo para el autor sino también para la trama, pero estos no poseen una gran profundización. Siento que decir esto de los personajes suena un poco mal, pero es que es así, el único personaje que de verdad importa es nuestro protagonista, cosa que me parece un acierto, ya que cuando contamos nuestra  historia, solemos mencionar a las personas importantes, decimos como se volvieron importantes y el impacto que ellos causaron en nosotros, nunca nos extendemos y contamos lo necesario, colocándonos siempre a nosotros por delante de los demás, y eso está bien.  
A pesar de que solo vemos la punta del iceberg de los personajes secundarios, de cierta forma puedes cogerles cariño. Es como cuando uno de tus mejores amigos te cuenta sobre una persona  y poco a poco empiezas a sentir empatía hacia esa persona que no conoces pero que tu amigo quiere mucho, bueno, algo así es lo que ocurre con los personajes que no son el chico de las estrellas. 







Si tuviera que definir la experiencia que vives al leer este maravilloso libro, les diría que se siente como una apacible tarde lluviosa junto a un buen amigo, ese amigo con un alma azul y estrellada, con grandes sueños y un esplendoroso futuro, ese amigo al que deseas darle un fuerte abrazo y con el que puedes pasar horas contándose intimidades el uno al otro con voz pomada algunas.
El chico de las estrellas es una historia autentica, tierna y realista, cargada de  momentos fuertes, emocionantes y en algunas ocasiones cargados de dolor, pero siempre llena de magia.  



P.s: Si, las letras de la reseña es azul. Esto es en honor al color de las letras del libro. 

6 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Tenía ya ganas de leer este libro pero las reseñas que leo no hacen más que aumentarlas. Me encantan los libros emotivos y a la vez duros, de estos que te hacen sentir, y encima la pluma de este tiene pinta de ser muy dulce.

    Gracias por la reseña. Me quedo por tu blog, vengo de Mochila de libros ;)
    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene! gracias por quedarte linda!
      Entiendo lo que sientes por el libro porque hasta hace muy poco estaba igual que tu, muriéndome de ganas por leerlo. Espero que lo consigas pronto y luego me cuentes que te pareció :)

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Me gusta mucho la reseña, debo decir que es muy completa e incita a leer el libro.. Tengo muchas ganas de hacerme con él, a ver si la economía me lo permite y lo leo. Espero disfrutarlo tanto como tú.
    ¡Un besote! ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola Toñi! me alegra que te haya gustado la reseña. Espero que puedas conseguirlo, por que de verdad vale la pena, es un libro muy hermoso. ¡Gracias no solo por suscribirte al blog sino también por seguirme en instagram!:)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Me ha gustado mucho tu reseña. Me ha llamado para leer el libro.
    Espero que tengas suerte con tu blog, ya tienes una nueva seguidora.

    Saludos desde,
    loslibrosdeagustina.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! leí tu comentario la semana pasada desde mi celular y me dijé: "cuando llegue a la casa le contesto" pero se me olvido ¡Lo siento mucho!
      Me alegro que te haya gustado la reseña, el libro es precioso *-*
      Muchas gracias por seguir el blog ♥

      Eliminar