-->

10 sept. 2017

A Court of Wings and Ruin ~ Sarah J. Maas


Feyre ha regresado a la Corte Primavera, decidida a recopilar información sobre las maniobras de Tamlin y el rey invasor que amenaza con poner a Prythian de rodillas. Pero para hacerlo debe jugar un juego mortal de engaño, y un desliz puede significar una condena no sólo para Feyre, sino también para su mundo. A medida que la guerra se apodera de todos ellos, Feyre debe decidir en quién confiar entre los deslumbrantes y letales High Lords y buscar a aliados en lugares inesperados.




Creo que está de más decir que esta reseña tiene spoilers de ACOTAR y ACOMAF, así que si no has leído los dos primeros libros de la trilogía, te recomiendo que dejes de leer y vuelvas cuando los hayas leído… Pero si ya leíste ACOTAR y ACOMAF sigue leyendo que esta reseña es libre de spoiler de ACOWAR.






Y luego de un libro tan increíble como lo es ACOMAF nos llega… Una corte de Decepción y sexo injustificado o mejor conocido como Una corte de Alas y Ruinas.
Ya desde hace unas entradas para acá les he mencionado mi disgusto/desagrado por esta tercera parte de la saga, la cual a mi parecer no le llega ni a los talones a su predecesora, de hecho, para mi es el peor libro de la saga (por ahora).
La historia empieza muy bien, para luego irse en pica, con argumentos inexplicables, sexo injustificado, jugando a lo seguro, giros en la trama que no eran necesarios, un secreto sobre cierto personaje que no tiene pies ni cabeza y muchas otras cosas que no me terminan de convencer.
Es gracioso que lo que más me gusto del libro, fuera lo que menos le gusto a las personas que si les gusto ACOWAR, es decir toda la primera parte en la que Feyre está en la corte de primavera.
Durante la primera parte podemos ver una nueva faceta de Feyre que me gustó mucho y de cierta forma me recordó un poco a como Rhysand suele hacer las cosas. Es cierto que esta es la parte más tranquila del todo el libro, pero creo a veces no se necesita tanta  acción para hacer interesante una historia.
Cuando caemos en la segunda parte empieza la decadencia. Se nota MUCHO que Sarah J. Maas escribió capítulos de relleno, muchos capítulos de relleno, sin sentido que son aburridísimos solamente para que el libro fuera más gordito. En estos capítulos de relleno entra el sexo sin sentido del que tanto me quejo.
Ya había escuchado que Sarah J. Maas no sabe escribir erótica, que siempre que lo hace resultan ser escenas un tanto incomodas de leer, pero yo en los dos primeros libros de la saga no me di cuenta, pero en este tercer libro ¡Dios! En este tercer libro me tenía que saltar partes porque ya no quería seguir leyendo.
Lo peor de todo es que llega una parte a eso de la mitad del libro cuya estructura es algo así: capítulo de relleno donde no hacen nada, capítulo de relleno donde Feyre y Rhysand tienen sexo, capítulo de relleno donde no hacen nada y miran el cielo, capítulo de relleno donde Feyre y Rhysand tienen sexo en una habitación diferente, capítulo de relleno donde no hacen nada y se sacan los mocos, capítulo de relleno donde Feyre y Rhysand tienen sexo en el bosque…. Y así sucesivamente como por diez o doce capítulos.
Pero lo que más me molesta es que en todo momento Sarah J. Maas jugó a lo seguro, no tomo riesgos por temor a herir los sentimientos de sus lectores, incluso su “gran riesgo” no resulta creíble y a la vez está repitiendo algo del primer libro que a estas alturas para lo único que resulta es para que puedas decir: ¡Oh que fácil es tal cosa!
No estoy diciendo que la autora debía matar a un montón de personajes para que yo me sintiera satisfecha, pero si estamos en guerra,  por lo menos debió haber tomado decisiones un poco más fuertes.
Y antes de que vengan las personas que ya leyeron el libro y digan algo. Si, algunos personajes resultan gravemente heridos, pero en ningún momento me creí que de verdad estuvieran en un peligro mortal, ya que me di cuenta desde el segundo libro que Sarah J. Maas que no toma muchos riesgos, por lo que siempre crea una red de seguridad para los personajes principales. 






No voy a hablar de ninguno de principales porque no tuvieron evolución alguna, o al menos ninguna sorprendente o importante para su personaje.  Voy a hablarles del primer personaje LGBT de Sarah J. Maas.
Por lo que tengo entendido, la autora no había escrito nunca un personaje  de la comunidad LGBT, pero en esta novela decidió introducirnos a unos cuantos, cosa que no molesta, ya que a casi todos les dio un buen desarrollo y los trato como a cualquier otro personaje.
Lo que me molesto a mí fue que a un personaje que ya nos había introducido en las anteriores novelas, le inventa un pasado trágico e historias de amor con personajes de su mismo sexo, le crea complejos e inseguridades que no me convencen del todo y como cereza del pastel hay una conversación que… No… Yo la eliminaría del libro.
Fue algo SUPER INNECESARIO el cambio de este personaje, porque no se siente orgánico, más bien es algo completamente forzado que no tiene ningún sentido y a mi parecer fue una decisión que ocurrió de último momento durante la edición del libro, solamente para darle algo de… No sé de qué porque toda la situación con ese personaje no me gusto para nada. 






Es difícil decir en voz alta que un libro que te mantuvo enganchada, que se metió tan dentro de ti que hasta soñabas con él y cada segundo en el que no estabas leyendo, estabas pensando en lo que iba a ocurrir, sea malo. Pero es que así es, ACOWAR es adictivo, súper adictivo, pero con una historia que no le llega ni a los talones a sus antecesoras. 



Ya leíste ACOWAR? Que te ha parecido?
Como crees que va a continuar la historia?
¡Cuéntamelo en los comentarios!
¡Un abrazo muy grande con olor a café!
Bye bye

No hay comentarios:

Publicar un comentario