-->

15 feb. 2017

Mis 5 ex novios literarios


¡Hola mis queridos amantes del olor a libro nuevo y café!
Espero que hayan tenido un lindo y empalagoso día de los enamorados, bueno, sí estuvieron solos (like me) espero que hayan sido los cómplices de los novio(a)s de sus amigos (like me).
Sé que gracias al título de esta entrada ya se estarán haciendo una idea sobre que va todo esto. De seguro se sorprenderán, puesto que lo usual para estas fechas es hablar sobre los novios literarios, no se preocupen lo pienso hacer, pero no hoy, no considero al 14 de febrero como “EL DÍA DE LOS ENAMORADOS”, para mí es un día normal, y no digo esto porque este sola, cuando tenía novio opinaba lo mismo. 
Más si sé que algunas personas si consideran al 14 de febrero como un día importante, es por eso que les traigo mi top 5 de esos amores “fugases” que en algún momento significaron algo (o todo) para mí y ahora solo son un buen (o mal) recuerdo.
He ordenado esta lista desde el ex novio literario menos significativo hasta ese ex novio que de una u otra forma estará por siempre estará en mi corazón.

Adam Wilde ~ If I Stay y Where she went
Luego de leer por primera vez Where she went pensé que mi amor por Adam seria eterno, pero no fue así. Tras releer la bilogía el año pasado me di cuenta que  el amor tan profundo que sentía por Adam no había sido tan profundo después de todo. Y no es que haya dejado de quererlo, simplemente que ya no lo amo, o al menos no lo suficiente como para llamarlo “novio literario”. 




Jace Wayland/ Morgenstern ~ Cazadores de sombras
Escribí Jace Wayland/ Morgenstern y no Jace Herondale puesto que cuando estuve enamorada de Jace él aun no sabía que era un Herondale.
Leí ciudad de hueso siendo muy niña, por lo que no pude resistirme a los encantos de Jace en aquel entonces, pero al ir creciendo y continuando la saga mis sentimientos por Jace cambiaron, y a pesar de que aún le tengo cariño, no me siento capaz de amarlo como a un “novio literario”. 
También mi amor por el rubio teñido terminó porque otro personaje de la saga se robó mi corazón. 

Peeta Mellark ~ Los Juegos del Hambre
Yo era una de esas chicas que deseaba comer el pan de Peeta, if you know what I mean ¡incluso tenía una camisa de Peeta! (camisa que perdí sin querer en mi último viaje a Colombia) mi cuarto era mitad Peeta, mitad otro personaje, tenía carpetas y otras cosas…  De verdad amaba a Peeta o al menos creía ´ amarlo.
Al ir creciendo, y tras leer más libros con personajes más tiernos, mi obsesión por Peeta fue disminuyendo, y no es que lo odie o crea que Gale es mejor (odio a Gale) simplemente que cuando me piden que nombre los personajes literarios que amo Peeta por desgracia no es de lo primeros nombres que se me viene a la cabeza.

Erik Night ~ La saga de la casa de la noche
Erik fue el gran amor de mis, 14? 15? No lo sé, solo sé que lo amaba con locura y ese estúpido vampiro me rompió el corazón en el quinto libro de la saga, pero lo peor del caso es que yo lo seguí amando hasta el octavo libro, luego simplemente ya no podía amar a ese ser, ya no era el dulce y adorable Erik del que me había enamorado en Marcada. Es el único de mis ex novios literarios al que le guardo rencor. 


Edward Cullen ~ La saga Crepúsculo
Él fue el amor de mi secundaria. El mío y el de muchas otras chicas más. En este punto de mi vida me pregunto ¿Y yo que le vi? Pero bueno… Desde mis 12 hasta mis 14 tuve una obsesión por este vampiro con complejo de hada, recuerdo que mi mejor amigo se burlaba de mi porque todos mis cuadernos tenían algo de Edward, me sabia casi que todos sus diálogos y de verdad tenía un amor obsesivo por él. Recuerdo tener un poster gigante, creo que tamaño real en mi cuarto, el cual boté a la basura hace como cinco años, fue con ese acto tan absurdo que di por culminado mi amor por el hada, digo, vampiro.  
Y es muy gracioso que mi amor por él terminó de un día para otro, cuando este era tan intenso y obsesivo (sé que repito mucho la palabra obsesivo, pero es que mi amor por el vampiro lo fue). Más este cambio repentino en mi fue algo difícil de hacérselo entender a mi madre, la cual siguió comprándome cosa de Edward incluso dos años después de que di por terminada nuestra relación ficticia/literaria.

P.s: Se suponía que iba a publicar esto ayer, ya estaba listo, pero… Ayer llegue súper tarde a mi casa y tenía trabajo que hacer y…. Pos decidí montarlo hoy con el mismo amor de ayer.

Espero que hayan tenido un lindo día de los enamorados
¿Cuáles han sido sus ex novios literarios? ¿Cuáles creen que son mis novios literarios?
¡Cuéntenme en los comentarios si rayan o no sus libros!
¡Un abrazo muy grande con olor a café!
Bye bye